Caridad

Una mano tendida a la esperanza

Ofrecemos a nuestros hermanos la posibilidad de colaborar con nosotros y vivir una experiencia diferente.

La Diputación de Caridad canaliza todas las iniciativas que en este ámbito realiza la Hermandad.

La Comisión de Caridad está integrada por hermanos y hermanas de la Hermandad que de forma desinteresada están ahí, aportando sus ideas, su tiempo, sus ganas y su ilusión por hacer el bien entre las personas a las que por circunstancias de la vida le fallan los recursos.

Pero esta Diputación de Caridad no sólo debe ofrecer ayuda a quién la necesita. También debemos ofrecer a nuestros hermanos la posibilidad de colaborar con nosotros y vivir una experiencia diferente en cada acción que llevamos a cabo. Desde colaboraciones puntuales en actividades que surgen cada año hasta colaboraciones más específicas y comprometidas.

En estas páginas, te ofrecemos información acerca de las distintas actuaciones que llevamos a cabo, y para las cuales resulta imprescindible contar con hermanos comprometidos que quieran compartir su tiempo y sus capacidades con los demás, especialmente con quienes más lo necesitan.

Por eso, te pedimos tu colaboración directa con la Hermandad de Santa Marta a través de su Diputación de Caridad. Con tu ayuda, tu esfuerzo, tus ideas, tu ilusión o tus posibilidades.

Contacto: caridad@hermandaddesantamarta.org

     Nuestro amor a los pobres se manifestará en obras concretas purificadas de todo paternalismo. Guiados por los criterios y los modos evangélicos, los hermanos cooperarán con decidida caridad a combatir la miseria, la injusticia y las desigualdades sociales. Procurarán una sólida formación social inspirada en la doctrina de la Iglesia, haciéndola materia habitual de meditación y elemento esencial de la formación de la conciencia. 

    La Hermandad llevará a cabo su acción caritativa y social, bien por propia iniciativa o a través de Caritas Parroquial o Diocesana. De manera especial se prestará a promover la asistencia humana, cultural y espiritual a los hermanos, a los hijos de éstos que puedan necesitarlo, a los hermanos enfermos, a los familiares y hermanos ancianos, y, en general, a cuantos lo necesiten en la comunidad parroquial. Igualmente contribuirá a las obras asistenciales de la comunidad diocesana. 

    (INTRODUCCIÓN A LA REGLAS: Espiritualidad de la Hermandad,VI; Regla 23ª)